O L Y M P I A C O S   1 9 2 5
O L Y M P I A C O S   1 9 2 5
1925-1954

El surgimiento de una Leyenda

El 10 de marzo de 1925 está grabado con letras de oro en la historia del deporte griego y mundial. Es el día de la fundación del mayor Club griego, del Olympiacós. El equipo que se convertiría en la LEYENDA del deporte griego y un símbolo que encarna el orgullo para la gente de la clase obrera. Para los VENCEDORES de la vida.

El original título de ASOCIACIÓN OLÍMPICA DE AFICIONADOS AL DEPORTE DE EL PIREO fue decidido unánimemente por todos los miembros del Club y resolvió el escollo existente para encontrar un nombre aceptado ampliamente. El autor fue Notis Camberos, que quiso reflejar con el título del nuevo Club fuerza, potencia deportiva, valores, sana rivalidad y por supuesto, el Ideal Olímpico.

Según testimonios de aquellos días históricos, los colores del Club fueron idea de Yanis Andrianópulos. El rojo, que simboliza la pasión por la victoria, además del blanco, que simboliza la pureza y la sana rivalidad.

El O. S. F. P. nació tras la fusión de dos asociaciones, el A. P. S El Pireo y el O. F. El Pireo.

Los fundadores eran todos profesionales del gran puerto hechos a sí mismos. La familia de los Andrianópulos poseía una casa comercial dirigida entonces por su padre, Andreas Andrinópulos. Sus hijos estaban activos en todos los deportes. Crearon una asociación deportiva en colaboración con otras destacadas personalidades de la sociedad pireota, para poner en la sombra el dominio de la Junta Pireota, vieja institución de El Pireo con actividades en múltiples sectores (literario, educativo, cultural, deportivo).

Entre los fundadores destacaban el empresario Mijail Manuscos, el oficial superior de la Armada Notis Camberos, el director de Correos Stavros Maragudakis, el comerciante Nicos Andrónicos, el oficial del Ejército Dimitrios Scliás, el abogado Nicólaos Zajarías, el notario Athanasios Mérmigas, el economista Ioanis Kekés, y naturalmente la familia de los comerciantes Andrianópulos, que ejercía múltiples actividades en la sociedad pireota.

El histórico primer encuentro se disputó el 30 de abril de 1925. Se trató del enfrentamiento entre el equipo del buque francés de guerra Jean D’Arc en el Velódromo, que fue la primera sede de nuestro Olympiacós.

El resultado final fue de 6-0 para el Olympiacós, cuyo comienzo está vinculado a los Andrianópulos. Cinco hermanos que hicieron historia puesto que jugaron en la misma época con la camisola rojiblanca pero también con la selección nacional griega.

Desde el primer momento tras la fundación, la fuerza del Club radicó en la multitud de nuestros seguidores, que mostraban su apoyo hasta en los partidos amistosos. Frente al Panathinaikos en el campo de la Avenida Alexandras, frente al Ethnikos en el Velódromo, frente al Apolon o el AEK en el campo de Ruf…

Nuestra afición siempre ha estado allí y ha manifestado su apoyo al equipo. No han sido pocas las ocasiones en que nuestros aficionados han vuelto a pie a El Pireo, festejando algún triunfo importante. Pasaban por las calles céntricas de la capital para manifestar alto y claro la victoria frente a los atenienses, bajaban por la calle Pireós para acabar con vítores en el centro de El Pireo, así como más allá, en las lejanas barriadas. Eran momentos de satisfacción y reconocimiento por la victoria lograda contra los rivales atenienses.

Fue ya desde principios del s. XX cuando la Leyenda (como justamente nuestro Club se dio a conocer después) empezó a llenar la enorme vitrina de trofeos, tal como fue conformándose con el paso de los años, y que sigue creciendo sin parar hasta nuestros días…

Ya en 1931 ganamos la primera liga de nuestra historia, organizada según el modelo de las categorías nacionales, tal y como se repitió bastantes veces después hasta quedar fijada en 1959, con la creación de la liga nacional.

Ya entonces nuestro Club había empezado a consolidarse en la conciencia de la opinión pública deportiva como la mayor potencia deportiva del país. Tuvimos éxitos consecutivos frente a todos nuestros adversarios y el nombre del OLYMPIACÓS empezó ya desde muy pronto a crecer y crecer. Era impresionante la afluencia de la gente a los partidos de nuestro Olympiacós, ya que todos querían ver competir a nuestro equipo como fuera…

Además, el nombre del OLYMPIACÓS estaba en la boca de los viajeros que zarpaban del puerto de El Pireo y trasladaban el mensaje rojiblanco a la Grecia insular y el resto del mundo. Una superpotencia deportiva había nacido en el Gran Puerto…

“¡Apartaos, apartaos…!”

Cada rival del Olympiacós sabía qué le estaba esperando. En la primera liga de Categoría Nacional del período 1930-31, el Olympiacós obtuvo repetidos triunfos tanto en el Velódromo, como en los otros campos de Atenas y de Tesalónica. Casi todos perdieron en el Velódromo por 3-1, Panathinaikos, AEK, Aris, Apolon, Iraklís y PAOK. La única excepción fue el Ethnikos, ¡que fue derrotado por 4-1!

Todos estos logros constituyeron una enorme fuente de inspiración para Mimis Vasiliadis, que escribió la letra y a Yagos E. Lautaris, que compuso la música del primer himno de nuestro Olympiacós. “‘¡Uno, dos, tres goles, temor general! ¡Triunfo, victoria, Olympiacós!”. ¡Un himno que cantaban los jugadores y los aficionados con los puños prietos y lágrimas en los ojos! Un himno que emocionaba, conmocionaba y electrizaba a toda Grecia. Se repetía como eco y resonaba por todo El Pireo, por toda Grecia.

EL PRIMER HIMNO DEL OLYMPIACÓS

Letra: Mimis Vasiliadis

Música:  Yagos E. Lautaris

¡APARTAOS

APARTAOS, SALE AL CAMPO EL OLYMPIACÓS!

ALAS EN LOS PIES, CORAZÓN EN EL PECHO

QUE DIERON TRIUNFOS, COMO CUENTOS

JUEGAN CON TÉCNICA, INTRÉPIDOS LOBOS

Y SUS ALAS VUELVE A ABRIR LA VICTORIA

EL UNO PASA, EL OTRO DISPARA

EL RIVAL NO DA CRÉDITO, TEMOR GENERAL

ESTE REZA, AQUEL MARCA,

TRIUNFO, VICTORIA, OLYMPIACÓS

APARTAOS

APARTAOS, SALE AL CAMPO EL OLYMPIACÓS

OLYMPIACÓS, OLYMPIACÓS, MUCHACHOS ESCOGIDOS, HIJOS DE LA VICTORIA

FUERZA, TÉCNICA, CORAZÓN DE ACERO

UNO, DOS, TRES GOLES, TEMOR GENERAL

TRIUNFO, VICTORIA, OLYMPIACÓS

ROJO-BLANCO, FAMOSA BANDERA

POR TANTAS VICTORIAS CONOCIDA

LIGA, PARTIDOS AMISTOSOS

TRIUNFO, VICTORIA, OLYMPIACÓS

SIEMPRE LA VICTORIA COMO LEMA

EL ORGULLO EN SU FRENTE

SALEN AL CAMPO, ALARIDOS

ROJO-BLANCO, OLYMPIACÓS

MUCHACHOS ESCOGIDOS, HIJOS DE LA VICTORIA

FUERZA, TÉCNICA, CORAZÓN DE ACERO

UNO, DOS, TRES GOLES, TEMOR GENERAL

TRIUNFO, VICTORIA, OLYMPIACÓS

EL RELÁMPAGO DE BLANCO, EL BRILLO ROJO

EL RAYO TODO JUNTO, EN LA TIERRA DE EL PIERO

DAN FLOR “OLYMPIACÓS”

MUCHACHOS ESCOGIDOS, HIJOS DE LA VICTORIA

FUERZA, TÉCNICA, CORAZÓN DE ACERO

UNO, DOS, TRES GOLES, TEMOR GENERAL

¡TRIUNFO!

¡VICTORIA!

¡OLYMPIACÓS!

1931-1944

Tras la primera liga de 1931, la Asociación Olímpica de Aficionados al Deporte de El Pireo continuó con éxitos, títulos y distinciones. Fuimos de nuevo campeones la temporada 1932-33 (pese a la bancarrota de Grecia, como mostraban entonces los periódicos), dejando atrás al Aris y el AEK, mientras que en el periodo 1933-34 fuimos los nuevos campeones, venciendo al Iraklís en casa y fuera. Al mismo tiempo lográbamos victorias y solo victorias en los partidos internacionales, jugando entre otros, con el Wiener austriaco y el Sankt Gallen suizo. En el periodo 1934-35 la liga empezó pero no terminó nunca, porque por un lado se celebró la 4ª Copa de fútbol balcánico y por otro, la complicada situación tanto política como militar, “forzaron” a al EPO a interrumpirla.

La siguiente temporada (1935-36) fue un hito para el Club. El OLYMPIACÓS aplastó 6-1 al Panathinaikos en el derby y nuestros aficionados desfilaron por toda Atenas para celebrarlo. La decimoprimera temporada en la historia del Olympiacós (1936-37) se logró la décima liga de El Pireo junto a la quinta a nivel nacional, y además sin perder ni un solo punto, pues nuestro equipo acabó sin cosechar ninguna derrota. En la siguiente temporada (1937-38) estando Yanis Vazos en su mejor momento, nuestro Olympiacós machacaba todas las defensas rivales con sus goles y una liga más tomó el camino del mayor puerto del país. ¡De nuevo sin ninguna derrota! De un total de 12 competiciones, habíamos ganado en conjuto 6 títulos.

A continuación estalló la segunda Guerra Mundial. El 27 de octubre, bastantes de nuestros jugadores viajaron a Patras para jugar con el combinado de El Pireo, contra el combinado de Patras para la Liga de Ciudades. No les dio tiempo a volver a casa puesto que de madrugada se declaró la guerra italo-griega. El Olympiacós pagó un elevado precio con la muerte de varios jugadores, ya sea durante la Ocupación nazi, durante los sucesos de Diciembre de 1944 (como Anamaterós), o más tarde, en la Guerra Civil griega que siguió (como Nicos Godas, que en su última voluntad pidió ser ejecutado con la camiseta del Olympiacós). El fútbol parecía supérfluo en estas circunstancias de conflicto bélico general. Los jugadores y los aficionados habían sido movilizados en el ejército o podían serlo, en consecuencia no había muchas opciones de jugar al fútbol. Una época negra para Grecia entera… Mientras las llamas de la guerra ardían en Grecia, la “Tormenta de El Pireo” como los periódicos se referían a nuestro equipo para reflejar la agresividad y el pundonor que forma parte del ADN de nuestro club, se convirtió en símbolo de resistencia y por supuesto, no jugó nunca ningún partido amistoso con los ocupantes nazis como otros clubes.

Una vez terminadas las guerras, nuestro club fue volviendo poco a poco a la normalidad tras la liberación de Grecia, listo para seguir siendo protagonista…

La primera estrella

La guerra se acabó. Grecia seguía tambaleándose a causa de problemas internos, mientras continua la Guerra Civil. El Olympiacós sigue su camino hacia la cumbre. La temporada 1946-47, el Olympiacós volvió a los éxitos y además de manera triunfal, pues ganamos la Liga y la Copa. Momento señalado para el mayor club griego, puesto que fue el primer DOBLETE de nuestra historia. De hecho, fue en el primer periodo en que se normalizó la Liga cuando se sentaron las bases que configuraron el gran Olympiacós, ejemplo para los años siguientes. La continuidad de los triunfos se dio en la temporada 1947-48, ya que nos coronamos campeones por octava vez, dejando en la cuneta al Apolon y el PAOK.

De 1950 a 1960 fue la década dorada del Olympiacós. En diez años, nuestro equipo ganó 7 ligas y otras tantas copas, además de 5 dobletes. Asimismo, fue una década que marcó un hito, pues nuestro Olympiacós ganó la décima liga de su historia, alcanzando así un logro único para la época, ganándose la primera estrella que lucía en su gloriosa y venerable camiseta. En 1954 se ganó el doblete (Liga y Copa) y se llegó así a las diez ligas, iniciando al mismo tiempo un récord único e histórico para la época, el de las 6 ligas consecutivas.

Este récord fue el que le otorgó para siempre el sobrenombre de “LEYENDA” a nuestro equipo.

En 1954, cuando nuestro Olympiacós logró sus primeras diez ligas, acabamos delante de nuestro eterno rival, el Panathinaikos, en una liga sin derrotas, con ocho victorias y dos empates y 33 goles a favor frente a 3 goles encajados, sumando 28 puntos, frente a los 25 del Panathinaikós.

De 1950 en adelante, año en que se difundió la señal radiofónica en Grecia, el equipo rojiblanco se convierte en un gran mito.

Jugadores heroicos, gigantes de nuestra Historia que tienen un puesto en el Panteón del Olympiacós: Yanis, Yorgos, Dinos, Vasilis y Leonidas Andrianópulos, Clidujakis, Lecós, Pezonis, Gramaticópulos, Vazos, Jelmis, Anamaterós, Rosidis, Cotridis, Darivas, Drosos, Theodoridis, Ifantís, el gran Bembis y el gigante Muratis…

Nombres que generan admiración y respeto. Tarjeta de invitación compuesta por gigantes que han conformado la más fascinante historia deportiva.

1925-1954

El 10 de marzo de 1925 está grabado con letras de oro en la historia del deporte griego y mundial. Es el día de la fundación del mayor Club griego, del Olympiacós. El equipo que se convertiría en la LEYENDA del deporte griego y un símbolo que encarna el orgullo para la gente de la clase obrera. Para los VENCEDORES de la vida.

MÁS
1955-1975

Las seis ligas consecutivas – Leyenda

Nuestro Olympiacós, el equipo de El Pireo, se convirtió en el equipo de todos los griegos. Fue la época en la que el Olympiacós se convirtió en LEYENDA forjando generaciones y generaciones de nuevos olímpicos, con logros admirables. En los campos de fuera, nuestros aficionados aplaudían más incluso que en nuestro campo, resultando clara nuestra superioridad competitiva, mientras que los aficionados de toda Grecia mostraban un interés cada vez mayor por los partidos de nuestra Leyenda.

Antes del comienzo de la primera Liga de 1ª División, la temporada 1959-60, nuestro Olympiacós tenía en su haber 15 títulos en 23 competiciones, 8 copas y 6 dobletes. Un logro sin parangón, que se debía a los importantes jugadores que llevaron la camiseta rojiblanca durante todo este periodo.

En este periodo, nuestro equipo alcanza el récord de seis ligas consecutivas (1954 ya mencionado, 1955, 1956, 1957, 1958, 1959) y nuestro club entra en la conciencia de los griegos como LEYENDA, llenando de orgullo a todos los que nos apoyan.

Camino a la segunda estrella, la segunda década de ligas ganadas. Campeones de Copa también fuimos los años 1957, 1958, 1959, 1960 y 1961, consiguiendo de esta manera 5 Copas de Grecia consecutivas, además de tres dobletes consecutivos  en la misma época (años 1957, 1958 y 1959).

Otras distinciones de este periodo fueron algunas conquistas en la Copa de Pascua (1957, 1959), la Copa de Navidad (1956, 1958 y 1959), además de la Copa Solidaridad (1955).

Cabe destacar que en 1958-59, a nuestro equipo le tocó en sorteo de la Copa de Campeones de Europa al Besiktas, pero por razones políticas no pudo realizarse el viaje del equipo a Turquía y no se tuvo lugar el debut europeo hasta poco después, en la misma temporada, frente al Milan (setiembre de 1959).

Se presenta también en Europa

El triunfo, la victoria, el éxito, eran ya sinónimos de la Asociación Olímpica de Aficionados al Deporte de El Pireo. Día tras día, año tras año, cada temporada que pasaba, el mito de la Leyenda iba creciendo cada vez más. En setiembre de 1959 debuta en Europa frente al impresionante Milan, en el primer partido de aquella temporada. Empate 2-2; los italianos todavía recuerdan hoy al gigante del fútbol griego.

Un mes después más o menos, la Leyenda comienza a jugar en la primera liga de 1ª División, habiendo disputando antes partidos frente al Argonaftis, Atrómitos de El Pireo y Panelefsiniakos, en sus últimos encuentros en la Liga de El Pireo.

El Olympiacós gana la Copa de Grecia aquella temporada (3-0 ante el Panathinaikos) y en total, 3 veces en 4 años: 1959-60, 1960-61 (3-0 sobre el Panionios) y 1962-63 (3-0 sobre el Pierikos). Asimismo, la Leyenda se coronó Campeón de Copa de la temporada 1964-65, venciendo en la final al Panathinaikos por 1-0, gracias al gol de “Fóntakas” Sideris. En la temporada 1959-60 ganamos también la Copa de Navidad.

Además, la Asociación Olímpica de Aficionados al Deporte de El Pireo continuó con participaciones y distinciones en Europa. En concreto, participamos en la Copa de Campeones de Copa, en la Copa Balcánica y en la Copa de Campeones de Europa. Jugamos muchos partidos amistosos con equipos internacionales, entre otros, frente al Barcelona, el Partizan, el Gremio, el combinado Roma-Lacio, el Steaua, el Spartak de Moscú, el Galatasaray, el Levsky.

Donde arrollaste al Santos, el equipo de Pelé.

La historia hizo un alto en el tiempo el 04-07-1961 con el famoso partido contra el Santos de Pelé.

La histórica victoria de la Leyenda por 2-1 sobre el mítico e invencible Santos del mayor futbolista de todos los tiempos, se convirtió en canción y lema, además de encumbrar al Olympiacós en el mundo futbolístico.

Antonis Posidonas, uno de los muchos grandes jugadores que llevaron la legendaria camiseta del Olympiacós, marcó uno de los dos goles frente al equipo de la tremenda estrella brasileña. El otro lo marcó Tasos Surunis, con un auténtico obús desde 25 m. En el más reciente himno de nuestro Olympiacós, se recuerda esta notable gesta futbolística, como también el marcaje al hombre de Costas Polijroníu al “diamante negro” de la selección brasileña.

Se sucedieron los años del equipo del gran Bukovi, el notable entrenador húngaro en los años 1965-67. El Olympiacós se coronó Campeón de Grecia la temporada 1965-66, además de la de 1966-67. Un equipo con increíbles delanteros como Yorgos Sideris, Nicos Yutsos, Vasilis Botinos, Pavlos Vasilíu y Aristidis Papázoglu. Nuestro equipo venció a sus adversarios con amplios resultados y se coronó campeón con justicia las dos temporadas. A continuación, mencionamos a título ilustrativo algunos encuentros importantes de estos dos periodos de competición, que marcaron para siempre la enorme historia de la Leyenda: 5-0 contra el Ethnikos, 2-0 sobre el AEK, 3-0 sobre el Aris en el Jarilau, 4-1 sobre el Proodeftikí, 4-0 ante el Ethnikos, 4-0 ante el AEK en el Karaiskakis, 3-0 en Eyio ante el Panegialios, 5-0 en Trícala y consecución de la liga de la temporada 1965-66, 3-0 ante el Apolon, 4-1 en Mégara sobre el Vizanta, 3-0 ante el Panionios y el Panseraikos en el Karaiskakis, 6-0 sobre el Iraklis, 4-0 frente al Panathinaikos, 4-0 frente al Proodeftikí y de nuevo el título para la LEYENDA.

Bukovi no pudo quedarse en Grecia durante el régimen de dictadura militar y fue extraditado a Hungría. Quedan para la memoria las imágenes de su marcha, con la afición llorando y profiriendo insultos.

El equipo de Bukovi mantuvo durante muchos años el récord de 11 victorias consecutivas al comienzo de la Liga, récord que batió el moderno equipo del Olympiacós con Marco Silva como entrenador.

La Leyenda durante los años de la dictadura

De 1967 a 1974, el país vivió un duro periodo de dictadura. En aquellos años, a pesar de que muchas cosas estaban contra el Olympiacós, nuestro equipo ganó títulos, aunque no cuantos le correspondían por justicia…

La imposición de la Junta Militar de los coroneles tuvo consecuencias nefastas para nuestro OLYMPIACÓS, al quedarse sin Bukovi y desintegrarse su gran equipo, el “equipazo de Bukovi” como quedó para la historia.

Son innumerables los testimonios de la actitud hostil de la Junta Militar hacia el Olympiacos, el equipo con el que se ve identificado la clase obrera. Ha pasado a la historia un lance en el encuentro Panathinaikos-Olympiacós en la Avenida Alexandras, en que el partido se interrumpe por oficiales del régimen, ¡los cuales amonestan a Sideris por jugar con demasiada pasión!

Sin embargo, en 1968 la Leyenda no se queda sin título y ganamos la Copa de Grecia frente al Panathinaikos con gol de Vasilíu y victoria 1-0. La vuelta a los éxitos tiene lugar la temporada 1970-71, con la consecución de la Copa, venciendo 3-1 al PAOK en la final. En la misma temporada en el estadio Karaiskakis hubo la primera reacción masiva ante la dictadura de Papadópulos, durante el encuentro de la final de la Copa de Campeones entre el Chelsea y el Real Madrid.

El período siguiente, del presidente Nicos Gulandrís, colmó de alegrías a nuestros aficionados. Fueron tres años dorados, como a menudo se les llama. Grandes jugadores internacionales lograron increíbles marcas en los tres años de 1973-75, en victorias, marcadores y goles, además de títulos. Tres ligas y dos copas se añadieron al ya enorme haber de nuestra Leyenda, que no paraba de llenar sus vitrinas con trofeos. 1972-73 fue una gran temporada para nuestro Olympiacós, al ganar tanto la liga como la copa (1-0 frente al PAOK con Anguelí), logrando al mismo tiempo el SÉPTIMO doblete de la historia de nuestro club, sumando 94 puntos, con tan solo una derrota en liga. Además, batimos un récord de rendimiento defensivo con tan solo 13 goles encajados en 34 partidos. Como botón de muestra, se mencionan algunos partidos importantes: 5-0 ante Trícala, 3-0 con el Fostiras, 3-0 con el Egáleo, 3-0 ante el Ethnikos, 4-0 frente al Atrómitos, 5-1 en Filadelfia ante el AEK, 1-0 al Panathinaikos en Alexandras con Romén Aryirudis, 6-0 al Panseraikos… ¡Una Leyenda, un auténtico deleite!

En la temporada 1973-74, nuestro Olympiacós se lleva solo la liga, logrando una marca de 102 goles a favor y 14 en contra, consiguiendo el mayor coeficiente de goles. Como ejemplo, nuestro Olympiacós consiguió un 6-0 en Egáleo, venció 6-0 al Panseraikos en el Karaiskakis, 5-1 al Apolon de Calamariás, 3-0 al PAOK en el Karaiskakis, 8-2 al Apolon, 5-0 al Egáleo, 11-0 al OFI, 4-0 al AEK, 4-0 al Aris, 4-0 al Apolon, 4-0 al Cavala… ¡Un equipo de ensueño!

La sengunda estrella legendaria

Continuando con la temporada 1974-75, nuestro Olympiacós logra otra vez el doblete, venciendo al Panathinaikos en la final con gol de Davurlís 1-0 y la liga se vuelve a teñir de rojiblanco. Además, la Leyenda del fútbol griego gana la segunda estrella de su camiseta, al sumar 20 ligas en 1975, habiendo dejado ya muy atrás a sus rivales y poniendo rumbo a una nueva década de ligas y triunfos más grandes en el futuro. Con un sistema de puntuación 2-1, nuestra Leyenda dejó segundo al AEK en la liga de 34 jornadas, consiguiendo 24 victorias, 9 empates y tan solo una derrota. Nuestro equipo marcó 65 goles y encajó 21, sumando 57 puntos, frente a 55 del AEK.

Un periodo marcado por colosos del campo de la talla de Mustaclís, Psijos, Posidón, Gavezos, Stefanacos, Polijroníu, Costas y Aristidis Papázoglu, Surunis, los “bebés” Tzanetulacos, Plesas, Milisis, Savas Papázoglu, Simandiris, Pavlidis, Vasilíu, Botinos, Fronimidis, Aganián, Stoligas, Siocos, Anguelís, Sinetópulos, Delicaris, Caravitis, Yv Triandáfilos, Losada, Glezos, Viera, Aryirudis, Persidis, Zandéroglu.

¿De quien hablar primero?… Del gran Davurlís, del inalcanzable Guetatzís, del fascinante Yutsos que hizo enloquecer a las multitudes con la famosa consigna “métete Yutsos”, el invencible Kelesidis o el inigualable “Fóntakas” el terror en ataque de nuestro equipo, Yorgos Sideris, que encarnaba en sus cualidades las señas de identidad del club con su agresividad y fuerza…

1955-1975

Nuestro Olympiacós, el equipo de El Pireo, se convirtió en el equipo de todos los griegos. Fue la época en la que el Olympiacós se convirtió en LEYENDA forjando generaciones y generaciones de nuevos olímpicos, con logros admirables.

MÁS
1976-2001

La primera liga profesional para la Leyenda

En 1979 un equipo de destacados armadores tomó las riendas del equipo. Entre ellos estaba Miltiadis Marinakis, padre del líder del Olympiacós Evangelos Marinakis, que realizó una contribución máxima desde su puesto como Director General. En el verano de 1979 la liga de 1ª División se convierte en profesional por primera vez en la historia y la gana el OLYMPIACÓS, en el famoso desempate de Volos contra el Aris. La temporada comenzó con Veselinovic en el banquillo, pero Kazimierz Górski lo sustituyó durante el transcurso de la misma. Las primeras cuatro ligas profesionales (1980, 1981, 1982, 1983) y de modo consecutivo, acaban en la colección de la ASOCIACIÓN OLÍMPICA DE AFICIONADOS AL DEPORTE DE EL PIREO (Olympiacós). Fueron los cuatro años dorados −como se conoce a ese periodo− del presidente Stavros Daifás, con futbolistas como Arvanitis, Galacos, Mijos, Novoselac, Nicoludis, Lemonís, Anastasópulos, Mitrópulos, Persías, Cusulakis, Cocolakis, Vamvaculas.

En 1980 el Olympiacós adopta un nuevo himno, escrito por Spiros Valsamakis y Sotiris Kilimantzos, interpretado por Jristos Voliotis. Se llamó “Leyenda de los campos” y refleja la grandeza de nuestro Club, ¡desde la fundación hasta la eternidad! Su letra habla al corazón de cada aficionado nuestro puesto que une la vieja y la nueva etapa de nuestro equipo, el pasado glorioso y las grandes gestas y victorias logradas, con el brillante futuro que sigue, colmado de orgullo y gloria.

El nuevo himno fascina a nuestros aficionados de todas partes, la eterna fuerza de nuestro Olympiacós, nuestra apasionada afición… “que nunca se rinde”. El “Adolescente Laureado” del deporte griego, está identificado a través de este himno, con la voluntad, la pasión y sobre todo, con el juego limpio. Olympiacós significa competir y luchar siempre por la victoria. ¡Hasta el último minuto!

EL MODERNO HIMNO DE NUESTRO CLUB

LEYENDA DE LOS CAMPOS, OLYMPIACÓS

LAUREADO GRANDE Y PODEROSO

TU FUERZA, OLYMPIACÓS,

ES TU AFICIÓN APASIONADA QUE NUNCA SE RINDE.

OLYMPI… OLYMPI… OLYMPIACÓS

EQUIPO, EQUIPAZO MÍO

MI GRAN AMOR

¡MI OLYMPIACÓS!

GLORA A TUS HIJOS, OLYMPIACÓS,

MIL VECES CANTADO, EN EL MUNDO CÉLEBRE.

TIEMBLAN AL OÍR TU NOMBRE, OLYMPIACÓS,

Y AÚN SE ACUERDAN DE TI EL SANTOS Y PELÉ.

OLYMPI… OLYMPI… OLYMPIACÓS

EQUIPO, EQUIPAZO MÍO

MI GRAN AMOR

¡MI OLYMPIACÓS!

08-02-1981: LA TRAGEDIA

En 1981 el OLYMPIACÓS alcanza el 9º doblete de su historia, ganando la Liga y la Copa. Pero ese año no se ha grabado con letras doradas en las páginas de la historia, puesto que en nuestra memoria colectiva ha quedado grabado como el año de la mayor tragedia del Club y el fútbol griego. En el partido con el AEK, el 08-02-1981, 21 aficionados pierden la vida en la “Puerta 7” de nuestro campo.

Estamos en la jornada nº 20 de la liga y el AEK está a dos puntos de nuestro Olympiacós. Estaban agotadas todas las entradas. El sol se encontraba en su punto más alto cuando nuestros aficionados empezaron a entrar en el campo, pese a que el encuentro comenzaba a las 15:15. El campo estaba abarrotado desde temprano, las canciones anunciaban la fiesta que iba a suceder al gran encuentro. Nadie podía pensar que pasaría después…

La alineación de nuestro OLYMPIACÓS era: Sarganis, Kirastas, Vamvaculas, Papadópulos, Novoselac, Cusulaki, Persías, Nicoludis, Anastópulos, Orfanós y Galacos. Frente a ellos, el AEK con grandes jugadores como Ardízoglu, Bajevic o Mavros. El Olympiacós arrolla a su rival por 6-0 con tres goles de Mike Galacos y otros tres de Cusulakis, Orfanós y Vamvaculas. El triunfo hizo que el Karaiskakis se convirtiese en un volcán. Nuestros entusiasmados aficionados se abalanzan a la Puerta 7 para salir al campo y festejar la tremenda victoria.

La puerta no estaba abierta como debería para que la gente saliera con seguridad… Cientos de personas se convirtieron en una masa en la escalera anterior a esta puerta maldita. Alguien resbaló y luego, todos empezaron a caer el uno encima del otro provocando la asfixia. Los gritos del triunfo se convirtieron en gritos de agonía, dolor, desamparo. El fatal desenlace fue de 21 muertos y decenas de heridos. 21 aficionados que son los Ángeles de la Leyenda:

Panayotis Tumanidis, 14 años

Costas Sclavunis, 16 años

Ilías Panagulis, 17 años

Yerásimos Amitsis, 18 años – aficionado del AEK

Yanis Canelópulos, 18 años

Spiros Leonidakis, 18 años

Yanis Spiliópulos, 19 años

Nicos Filos, 19 años

Yanis Dialinás, 20 años

Vasilis Majas, 20 años

Efstratios Lupos, 20 años

Mijalis Costópulos, 21 años

Zografula Jairatidu, 23 años

Spiros Andriotis, 24 años

Costas Caranicolas, 26 años

Mijalis Marcu, 27 años

Costas Bilas, 28 años

Anastasios Pitsolis, 30 años

Andonis Curupakis, 34 años

Jristos Jatziyeoryíu, 34 años

Dimitrios Adamópulos, 40 años

¡HERMANOS, SEGUÍS VIVOS, VOSOTROS NOS GUIÁIS!

Vuelta a los títulos

Después de una pequeña pausa, el siguiente título para nuestro Olympiacós llega en 1987, cuando ganamos cómodamente la liga con diez puntos de diferencia con el segundo, el Panathinaikos. Entonces empezaron los llamados “años de piedra”, un periodo de profunda crisis de juego de nuestro Olympiacós, que duró hasta mediados de los 90.

La llegada de Lajos Détári en 1988 generó una ola de entusiasmo en la multitud de nuestros aficionados (una muchedumbre recibió entonces al gran jugador), pero las cosas no fueron como se esperaban. Al final, fueron dos Copas (1990, 1992) y la Supercopa (1992) los únicos títulos que celebró la familia del Olympiacós hasta 1996.

No obstante, en la temporada 1992-93, nuestro equipo llega por primera vez en la historia a los cuartos de final de una competición europea (en este caso, la Copa de Campeones de Copa), y luego será eliminado por el Atlético de Madrid, tras haber celebrado una brillante clasificación frente al Mónaco, con victoria en el Principado (con gol de Yorgos Vaitsis).

En 1993 asume la presidencia del equipo Socratis Cócalis. Después de algunos años sin cosechar triunfos con Socratis Cócalis al mando del equipo, comienzan de nuevo días de gloria y la Leyenda arrasa con los títulos en Grecia. De 1997 a 2003 nuestro equipo logra 7 ligas consecutivas, batiendo la mítica marca de 6 ligas seguidas que dio al equipo el sobrenombre de “Leyenda”. En 1999 el equipo alcanza el doblete y está a punto de pasar a semifinales de la Champions League pero es eliminado por la Juventus en cuartos.

Dejando el Karaiskakis, solo temporalmente…

El 25 de mayo de 1997, nuestro Olympiacós juega en el viejo estadio Karaiskakis su último partido, en calidad de sede oficial. Victoria en el encuentro contra el Kavala 6-0 en un partido que se convirtió en fiesta por la consecución del título, el primero después de los “años de piedra”. Momento histórico para el legendario estadio Karaiskakis, antes de que el Olympiacós pase a su nueva etapa. Desde la temporada 1997-98, “nos mudamos” al Estadio Olímpico de Atenas (OAKA), que utilizamos como sede durante los años siguientes. No obstante, se juegan algunos partidos en el viejo Karaiskakis como equipo fuera de casa, como frente al Athinaikos (2-1), el Ethnikos (3-1) y volvemos a celebrar la fiesta final contra el Veria como equipo de casa en teoría, el 18 de mayo de 1998, levantando un título más en el viejo Karaiskakis. En los años siguientes, hasta que el viejo Karaiskakis sea demolido, nuestro Olympiacós juega allí en escasas ocasiones y nuestros rivales utilizan el estadio de Fáleron como sede.

La tercera estrella en la camiseta rojiblanca

La liga de 2001 es también un hito. Nuestro equipo la logra y consigue de este modo otra decena de títulos, llegando en total a los 30 y luciendo la tercera estrella en su camiseta. En esa temporada, la Leyenda deja segundo al Panathinaikos en una liga de 30 jornadas, logrando 25 victorias, 3 empates y tan solo 2 derrotas. Marcó 84 goles y encajó 22, sumando 78 puntos frente a los 66 (12 menos) del Panathinaikos.

Esta época estuvo marcada por la presencia de estrellas mundiales y grandes figuras del fútbol griego.

El gran goleador Anastópulos, Novoselac, Vamvaculas, Sarganis, Galacos, Cusulakis, Funes, Detari, Mijos, Papadópulos, Mitrópulos, Lemonís, Orfanós, Estavillo, el “hombre regate” Milos Sestic, Xanthópulos, Persías, Tsalujidis, el irrepetible Oleg Protasov, Litovchenko, Savicev, Tsiandakis, Estay, Christensen, el CAPITÁN Culis Caratsidis, Ilija Ivic, el único e irrepetible VASILIS CARAPIALIS y claro, el resto de los miembros del equipo que hicieron posible la LEYENDA de las 7 ligas: el capitán de capitanes Predrag Djordjevic, Yanacópulos, Eleftherópulos, el internacional  Yeorgatos, Alexandrís, Anatolakis, Mavroyenidis, Gogic, Niniadis, Amanatidis y el MAGO de nuestros corazones, Giovanni…

1976-2001

En 1979 un equipo de destacados armadores tomó las riendas del equipo. Entre ellos estaba Miltiadis Marinakis, padre del líder del Olympiacós Evangelos Marinakis, que realizó una contribución máxima desde su puesto como Director General.

MÁS
2002-2013

El nuevo Karaiskakis y el final de una etapa

Nuestro Olympiacós se corona de nuevo campeón en el periodo 2001-02, mientras que en la temporada 2002-03 nuestro equipo se traslada del OAKA a Rizúpoli. Estamos allí dos años y en Rizúpoli tienen lugar algunos de los grandes triunfos europeos como el 6-2 frente al Leverkusen y el 3-0 ante el Galatasaray.

El 30 de mayo de 2003 se derriba por completo el viejo estadio Karaiskakis. En realidad, una parte de él quedó en pie, la histórica PUERTA 7, la que “cayó” aquel día en medio de un ambiente de emoción y veneración de los amigos de nuestro equipo que se dieron cita allí. Además, nuestro Olympiacós logra ese año la séptima liga consecutiva, batiendo la marca del equipo-leyenda de la década de 1950-60, con la liga de 2003. Comienzan las obras de construcción del nuevo campo “Karaiskakis”, que abre sus puertas en verano de 2004, para albergar la continuación de la historia de la ASOCIACIÓN OLÍMPICA DE AFICIONADOS AL DEPORTE DE EL PIREO (Olympiacós). La Leyenda juega su primer partido en el nuevo Karaiskakis contra el Kalithea y vence por 2-1 el 19 de setiembre de 2004.

En los 5 años siguientes, nuestro equipo sigue su brillante trayectoria con 5 ligas (2005, 2006, 2007, 2008, 2009) y 4 dobletes (con las Copas de 2005, 2006, 2008, 2009), además de buenas actuaciones en las competiciones europeas. Grandes jugadores de la talla de Stoltidis, Touré, Nicopolidis, César, Galletti, Kovacevic, Raúl Bravo, Maresca, Dudu, Torosidis, Pandos, Ledesma, Lualua, Bellucci, Mítroglu e internacionales como Karembeu y Rivaldo, llevaron la camiseta del Olympiacós en este periodo que concluye en 2010.

La historia contemporánea con Evangelos Marinakis

En 2010 y en concreto, el 18 de junio de ese año, el relevo presidencial pasa a Evangelos Marinakis, un hombre crecido y educado con los ideales del OLYMPIACÓS. Crecido en la familia de la LEYENDA, el líder de nuestro Club, ha vivido desde muy pequeño el OLYMPIACÓS y todo lo que representa, al lado de su inolvidable padre, Miltiadis Marinakis, que había ejercido como director general de la sección futbolística desde finales de los años 70. El primer año del Sr. Evangelos Marinakis al frente de la presidencia hizo coronar al OLYMPIACÓS campeón, después de que el Presidente del Olympiacós hiciera todos los fichajes necesarios para que nuestro equipo tuviera la mejor plantilla y volviera a cosechar títulos y triunfos. Trajo al Puerto futbolistas como Modesto, Riera, Rommedahl, Pantelic, Djebbour, Maniatis, Fuster, el gran Ariel Ibagaza, entre otros que han hecho historia. Cambia el funcionamiento del equipo en todos los aspectos para estar a la altura de los equipos de la élite europea.

Asimismo, el Sr. Marinakis puso y sigue poniendo en práctica una política de Responsabilidad Social Corporativa, cimentando nuevas bases y estrategias en todas sus acciones sociales y apoyándose en principios y bases que ya existían desde la fundación de nuestro Club. El histórico “Partido contra la Pobreza”, en colaboración con la Organización de Naciones Unidas, para ayudar a los afectados por las catástrofes naturales de Haití y Pakistán, la Acción Común con Unicef y la gran contribución de nuestro Club para vacunar a cientos de miles de niños en todo el mundo, la notable intervención en la crisis de refugiados en El Pireo, el apoyo a la Fundación “Elpida”, la fundación “Argó” y otras acciones cotidianas y regulares muestran el esfuerzo de nuestro Club para devolver a las personas el cariño que recibe de ellas, ayudándolos en las épocas difíciles. La visión de Evangelos Marinakis de un Olympiacós vinculado estrechamente con la sociedad, ya se ha puesto en marcha y es reconocido por todos los griegos.

En el aspecto competitivo, la superioridad del Olympiacós frente a sus adversarios se hizo patente a través de la trayectoria de nuestro equipo en la temporada 2010-11 y la consecuencia lógica fue la consecución del título de campeón y la vuelta a los éxitos. Algo que fue la 38ª vez que sucedió en la gran historia del Club.

Con Ernesto Valverde al mando una temporada más, el Olympiacós se preparaba para avanzar de nuevo por el camino de los triunfos. En la plantilla hubo fichajes importantes como Fejsa, Colin Kâzım-Richards, Yeste, Makoun, Orbaiz, Marcano, entre otros, para que el núcleo principal se fortaleciera todavía más. Con la vuelta del Olympiacós a la UEFA Champions League, ¡la temporada depararía grandes noches europeas para nuestros aficionados y el Karaiskakis ardería!

También en la temporada 2011-12 nuestro equipo demostraría con rotundidad una diferencia abismal con respecto a sus rivales en la liga griega. Jugando a un fútbol atractivo y logrando combinarlo con los resultados que quería, nuestro OLYMPIACÓS se coronó campeón una vez más. Pero, en la última temporada de Ernesto Valverde en el banquillo de nuestro equipo, no bastaba con la liga. En el camino a la consecución de la Copa de Grecia fuimos eliminando a quien se puso en nuestro paso y vencimos en la gran final del Estadio Olímpico al Atrómitos. Nos llevamos también este título, alcanzando el doblete nº 15 de nuestra historia.

El Olympiacós empieza a conseguir grandes victorias en el ámbito de la Champions League en importantes campos europeos. Victoria fuera de casa sobre el Marsella, victoria ante el Dortmund en el Karaiskakis y la “sumisión” del Arsenal por 3-1 en el estadio de Fáleron fueron algunos de los resultados importantes conseguidos en la temporada 2011-12 por los rojiblancos de Ernesto Valverde. Las excelentes actuaciones en la UEFA Champions League siguieron en la UEFA Europa League. Por los detalles, nuestro equipo no pudo llegar más alto y seguir en cuartos de final. Al final de la temporada, se terminó el capítulo Ernesto Valverde. El español dejó el banquillo del Olympiacós dejando atrás títulos y amigos para siempre.

La cuarta estrella

Leonardo Jardim sustituyó a Ernesto Valverde. El técnico portugués vino el verano de 2012 pero no terminó la temporada al mando del Olympiacós, pues la Directiva buscaba “algo más” de la persona que ocupa el banquillo. El español Míchel González ocupó el puesto del portugués, una gran figura del fútbol español y europeo en general, la vieja estrella y capitán del Real Madrid, con muchos triunfos en su haber, reemprendió la obra y siguió sobre la base de la visión que el Sr. Evangelos Marinakis tiene para nuestro equipo. Condujo a nuestro Olympiacós al logro del título nº 40 de campeón en la historia del Club, además de conseguir la Copa nº 26, venciendo al Asteras Trípolis por 3-1 en la final.

El Olympiacós logró de esta manera su doblete nº 16 de su historia en esa temporada 2012-13), siguiendo por el camino de la gloria, de los triunfos y los títulos, luciendo al mismo tiempo, en una espectacular fiesta final, la cuarta estrella en la insigne camiseta rojiblanca. La Leyenda fue primero en 30 partidos con 24 victorias, 5 empates y solo 1 derrota, sumando 77 puntos, frente a los 62 puntos del segundo, el PAOK (15 menos) con 64 goles a favor y 16 en contra. ¡La mejor defensa y el mejor ataque de la liga! El Olympiacós cuenta en su plantilla con futbolistas como Carol, Megyeri, Torosidis, Avraam Papadópulos, Manolás, Maniatis, Abdoun, Djebbour, Fejsa, Pantelic, Machado, Mítroglu, Greco, Fetfatsidis y Dimitris Siovas, entre otros jugadores de calidad que pasaron a formar parte con letras de oro, de la historia de nuestro Club.

La copa de esa temporada, antes de acabar en las manos de los triunfadores, tuvo un momento histórico, en el camino de la gloria que formaban las anteriores 39 copas, que había logrado hasta entonces la Leyenda y, ¡por primera vez, figuraban todas juntas en la fortaleza de la Leyenda!

Una imagen majestuosa, que quedó y quedará grabada para siempre en la mente de nuestros aficionados. La tercera liga del Sr. Evangelos Marinakis en sendos años de presidencia, era claramente histórica.

Por supuesto, nuestra historia no se acaba aquí, sino que se sigue escribiendo. Comenzando el camino hacia la quinta estrella, el Olympiacós en manos del Sr. Marinakis se disparó logrando más títulos, así como triunfos europeos y grandes noches rojiblancas.

Una auténtica galaxia de estrellas del fútbol mundial ha llevado la camiseta rojiblanca: Zé Elias, Castillo, Bellucci, Raúl Bravo, Żewłakow, Albert Riera, Galletti, Darko Kovacevic, Mellberg, el internacional Christian Karembeu, Yaya Touré y Kevin Mirallas, el “general” Ariel Ibagaza, Pantelic, Rivaldo, dueño del “balón de oro” y Campeón Mundial con Brasil. E importantes futbolistas griegos como Maniatis, Torosidis, Avraam Papadópulos, Siovas o Manolás.

La cuarta estrella ya brilla sobre el cielo pireota. El OLYMPIACÓS continúa por la senda de la gloria y los triunfos… Un equipo, una FAMILIA, un PUÑO. La trayectoria hacia la 5ª estrella acaba de empezar…

2002-2013

Nuestro Olympiacós se corona de nuevo campeón en el periodo 2001-02, mientras que en la temporada 2002-03 nuestro equipo se traslada del OAKA a Rizúpoli. Estamos allí dos años y en Rizúpoli tienen lugar algunos de los grandes triunfos europeos como el 6-2 frente al Leverkusen y el 3-0 ante el Galatasaray.

MÁS
Rumbo a la quinta estrella

Las 4 estrellas que ya luce la gloriosa camiseta rojiblanca a rayas, encima del Adolescente Laureado, es la prueba más contundente de la grandeza de este equipo, de este Club, de esta IDEA. En la temporada 2013-14 alcanzamos la liga nº 41 de nuestra insigne historia, en un año lleno de récords y de momentos históricos. Nuestro equipo se clasificó para octavos de final de la UEFA Champions League dejando eliminados al Benfica y al Anderlecht, triunfó en el “G. Karaiskakis” por 2-0 llevándose por delante a todo un Manchester United, y estuvo a un paso de clasificarse para cuartos en “Old Traford”. Su actuación general en Europa, como señaló el propio Sr. Evangelos Marinakis, nos permite “¡seguir soñando!“.

El Club más glorioso de Grecia, nuestro Olympiacós, escribió otra notable página más en su historia en octubre de 2013. Esta fue la firma del acuerdo de cooperación con UNICEF, hecho que demuestra que nuestro Club es también protagonista fuera de los terrenos de juego. El logotipo de UNICEF se añadió a la parte delantera de la camiseta rojiblanca y la entidad deportiva más gande del país, sumó sus esfuerzos junto a equipos como el Barcelona o el Boca Juniors en los esfuerzos de UNICEF por contribuir a un mejor presente y futuro para los niños en Grecia y en todo el mundo. Con la contribución del Olympiacós y de su líder, Sr. Evangelos Marinakis, cientos de miles de niños se han vacunado y se van a vacunar en Grecia y en el mundo, y podrán tener esperanzas en un mundo mejor. Desde entonces ha liderado una serie de acciones que tienen siempre como abanderado al Olympiacós.

En la temporada 2014-15, nuestro equipo siguió haciendo historia con su participación en la UEFA Champions League. Logró victorias que hicieron que toda Europa se rindiera a la grandeza del más glorioso club griego. En el debut del Grupo A de la máxima competición de clubes, en una noche mágica, la Leyenda doblegó al finalista de la competición y campeón de España, Atlético de Madrid, imponiéndose con un marcador de 3-2 en el “Georgios Karaiskakis”. La siguiente “víctima” de nuestro Olympiacós fue el campeón de Italia, la Juventus, a la que ganó por 1-0 en el estadio de Fáleron. Al final de la fase, la Leyenda venció por 4-2 en El Pireo al campeón sueco, el Malmoe, terminando el grupo con 9 puntos. De este modo, seguimos representando al fútbol griego en la UEFA Europa League.

A principios de enero tuvo lugar el cambio en la dirección técnica del Olympiacós. El puesto de Míchel en el banquillo lo ocupó el portugués Vitor Pereira, que había ganado ligas con el Porto. El técnico portugués, con grandes éxitos en su currículum, asumió la continuación de la labor para traer al Olympiacós nuevos éxitos. Y así sucedió; nuestro equipo hizo otro doblete más.

En la temporada 2015-16 se producen bastantes cambios en el Olympiacós, ya que viene un nuevo entrenador (Marco Silva sustituyó a su compatriota Vitor Pereira) además de grandes futbolistas como Esteban Cambiasso. Desde el inicio de los encuentros, la Leyenda empieza con rumbo a los éxitos, rompiendo el récord del equipo de Bukovi –mejor comienzo de una temporada con 11 victorias seguidas− alcanzando las 17 victorias consecutivas y realizando una magnífica temporada con 28 victorias, 1 empate y 1 derrota. Asimismo, batió la marca de rapidez al asegurarse con antelación la conquista del título el 28-02-2016. La temporada se caracterizó también por otra buena actuación en la UEFA Champions League, ganando un partido por 2-3 ante el Arsenal en Londres.

Durante la presidencia del Sr. Evangelos Marinakis, la Leyenda luce la armadura europea y en 2017 consigue llegar al puesto nº 24 en el ranking de la UEFA, el puesto más alto en la historia de nuestro Club. Al mismo tiempo, participa como miembro de pleno derecho de la élite europea en el consejo de la ECA junto a equipos como el Bayern de Munich, Real Madrid etc.

La temporada 2016-17 termina con el Olympiacós ganando la 7ª liga consecutiva y la nº 44 en la historia de nuestro Club. Un importante logro para el equipo, pues igualó el anterior récord del periodo 1997-2003.

Y el líder del Olympiacós, Evangelos Marinakis, alcanza un magnífico récord: ¡igualar la increíble marca de 7 ligas consecutivas y además empezando este tremendo logro desde el primer año de su liderazgo!

En la UEFA Europa League llegamos a octavos de final, realizando una notable trayectoria y logrando importantes victorias.

En la siguiente temporada (2017-18), la Leyenda disputó otra vez la fase de grupos de la UEFA Champions League. Nos enfrentamos a tremendos clubes del fútbol europeo y mundial como el formidable Barcelona, la Juventus, además del potente Sporting de Lisboa. El empate de nuestra Leyenda frente al Barcelona, la armada de Ernesto Valverde −viejo conocido y siempre querido− fue sin duda uno de los momentos brillantes de la historia de nuestro club.

En el verano de 2018 se produjo una renovación profunda de la plantilla de nuestra Leyenda con la llegada de Pedro Martins al banquillo. En un año de transición, con grandes cambios, la grandeza de la Leyenda se hizo francamente patente. La histórica clasificación frente a un gigante del fútbol europeo como el Milan −¡victoria por 3-1 en la última jornada de la fase de grupos de la UEFA Champions League en un abarrotado Karaiskakis!− dio al Olympiacós la más importante clasificación de su historia en cuanto al nombre del rival y demostró con rotundidad qué equipo representa de la mejor manera el fútbol griego en Europa. Prueba fehaciente de ello es el hecho de que somos el primer equipo griego en el ránking de la UEFA de manera estable y con enorme diferencia respecto al siguiente. Al mismo tiempo, el éxito en la venta de entradas indica hasta qué punto la afición ha apoyado esta iniciativa de nuestro equipo y que se está forjando un nuevo imperio.

Nuestro Olympiacós sigue incrementando el ritmo sin parar, mejorando la calidad y el rendimiento en el campo. Teniendo siempre a la apasionada afición allí, llenando el Karaiskakis, como lo ha hecho durante la temporada 2018-19. Nuestra Leyenda es número uno en ingresos por entradas, en el más seguro y bonito campo del país, y nuestra afición sigue haciendo atronador acto de presencia en cada partido. Nuestra “fortaleza”, el campo “Georgios Karaiskakis”, ha sido, sigue y seguirá siendo, ¡la FORMIDABLE FUERZA DE NUESTRO OLYMPIACÓS!

La época de Marinakis continúa y las cifras hablan por sí mismas:

> 7 Campeonatos de Liga consecutivos (2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017)

> 3 Copas de Grecia (2012, 2013, 2015)

> 3 Dobletes (2012, 2013, 2015)

> 82 partidos europeos en las diversas competiciones con 36 victorias / 12 empates / 34 derrotas

> 15 victorias a domicilio, entre otras frente a :

Arsenal, Montpellier, Rubin Kazán, Manchester United, Milan, Anderlecht, Borussia Dortmund, Arsenal, Benfica…

> Grandes victorias en casa, entre otras frente a:

Juventus, Atlético de Madrid, Manchester United, Milan, Anderlecht, Borussia Dortmund, Arsenal, Benfica…

La cantera del OLYMPIACÓS ha conseguido también importantes éxitos en las competiciones europeas con victorias históricas frente a colosos del fútbol europeo. Ejemplo de ello es el traspaso más caro del fútbol griego, Panayotis Retsos −producto de la cantera rojiblanca− que sigue su carrera en el Bayern Leverkusen. Más de 8.000 niños se entrenan a diario en la cantera en la red de 44 Escuelas del Olympiacós en Grecia, Chipre, EE. UU. y Australia, formándose con los valores del Club.

Asimismo, con el apoyo de Evangelos Marinakis −el nucleo del club−, las otras secciones del OLYMPIACÓS están viviendo una fantástica época, arrasando títulos en Grecia y Europa. Con 17 secciones en todos los deportes, secciones que compiten de manera permanente y alcanzan regularmente finales europeas, el Olympiacós forma parte de las mayores potencias multideportivas del planeta.

Desde 2010 hasta hoy en día, la historia del deporte ha cambiado radicalmente de modo que el Olympiacós disfruta de una increíble época de éxitos. Valga como ejemplo que desde 2010 hasta ahora, el Olympiacós ha ganado 127 títulos griegos, 7 europeos y 1 intercontinental, mientras que su adversario, el Panathinaikos, ha logrado en el mismo periodo solo 22. Y por supuesto, esta imparable trayectoria continúa.

Acción social y labor benéfica

Para el Olympiacós, la acción social requiere una atención especial. Desde 2010 en adelante, cuando el Sr. Marinakis tomó las riendas de la sección futbolística del Olympiacós, pues su presencia en las otras secciones del Olympiacós ya era muy notable y sigue siendolo, ¡en el mayor club multideportivo que no deja de ganar un título tras otro en todos los deportes! Él cimentó las bases de un equipo modelo, que devolvería siempre con cariño lo que había recibido de su gente. La Leyenda estuvo allí, cuando la localidad de Mandra fue afectada por las trágicas inundaciones, aportando una enorme ayuda a los damnificados por las inundaciones durante días y días. Estuvo allí cuando los incendios se cobraron vidas y provocaron pérdidas materiales en Mati y Ática Oriental en general. Estuvo allí en Psérimos cuando padecía, cuando Cefalonia fue afectada por los terremotos… ¡El Olympiacós siempre ha estado allí! Está al lado de “ELPIDA” y la labor de la Sra. Vardinoyani, apoya a la fundación “FLOGA”, apoya al hospital “AXEPA”. El Sr. Marinakis hace continuamente hincapié en la necesidad de ayudar a los niños. El futuro de este mundo. Es lo que ha hecho a través de UNICEF, como ya se ha mencionado.

Por otro lado, la contribución a la ciudad de la Leyenda, El Pireo, ha sido siempre y es enorme. Sigue de manera ininterrumpida y no se acabará nunca. Importantísimas cooperaciones, como con la Universidad de Harvard, han generado magníficos resultados a nivel mundial, como el “Principio de Atenas por el derecho a participar en el deporte”. El Olympiacós y el propio Sr. Marinakis, el impulsor de este importante acuerdo, realizan una gran labor benéfica y hacen todo lo posible para que el fútbol y el deporte dirijan su mirada hacia la sociedad. Importantísimos nombres del deporte como el Barcelona, el Real Madrid, la Euroliga, la AIPS y otros muchos han suscrito y apoyan el enorme esfuerzo que realizan en común el Olympiacós y Harvard. La Leyenda ayudó en una enorme campaña a los miles de refugiados que llegaban al puerto de El Pireo, con alimentos, artículos de primera necesidad y proporcionó refugio a estas personas que fueron violentamente expulsadas de sus países. Y la labor social continúa. Al lado de la Metrópolis de El Pireo, de la Metrópolis de Níkea, en los comedores sociales para las personas sin recursos, los campamentos de verano –de nuevo para los niños− y la lista es infinita.

Nuestro OLYMPIACÓS es un fenómeno social, algo mucho más grande que un club.

Todos juntos, una FAMILIA, avanzamos rumbo hacia la quinta estrella, un logro único a nivel mundial…

¡SEGUIMOS SOÑANDO!

Rumbo a la quinta estrella

Las 4 estrellas que ya luce la gloriosa camiseta rojiblanca a rayas, encima del Adolescente Laureado, es la prueba más contundente de la grandeza de este equipo, de este Club, de esta IDEA.

MÁS
SUSCRíBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO Todas las últimas noticias de nuestro equipo en tu correo electrónico. Deseo recibir información acerca de las novedades del Club, concursos, nuevos productos y servicios, la venta de entradas y las ofertas de los patrocinadores oficiales y colaboradores del Olympiacós FC; he leído y acepto las condiciones de uso.
Este sitio web utiliza cookies y en algunos casos, cookies de terceros con objetivos comerciales y para proporcionar mejores servicios de acuerdo a sus preferencias. Si pulsa OK o continúa navegando por este sitio web, usted acepta el uso de las cookies de acuerdo con nuestra Política de Cookies. Consulte nuestra Política de Cookies pulsando aquí.
OK